• Home
  • Marca de ropa
  • Coincidencia de ropa
  • Zapatos y bolsos de cuero
  • Spanish
HogarMarca de ropa → Viajar en moto: Consejos para disfrutar de los caminos con seguridad
Viajar en moto: Consejos para disfrutar de los caminos con seguridad

Viajar en moto: Consejos para disfrutar de los caminos con seguridad

Seguramente muchos tienen una gran experiencia viajando en auto o camioneta, pero escasa o nula en moto.Viajar en moto: Consejos para disfrutar de los caminos con seguridad Viajar en moto: Consejos para disfrutar de los caminos con seguridad

Los vehículos de “cuatro ruedas” tienen equilibrio estático, las motos, en cambio, dinámico, esa es la primera y fundamental diferencia, no se manejan de la misma manera.

Indumentaria para viajar

La conducción en ciudad es muy distinta a la ruta, como también la indumentaria a utilizar, generalmente la moto la utilizamos en ciudad para ir a la oficina y además del casco una campera técnica –cuando no hace mucho calor- y algunos, pocos, guantes.

Hoy en día tenemos una amplia oferta de indumentaria técnica para motociclistas, camperas, pantalones, guantes, botas, todo para que ante una eventual caída salgamos lo más ilesos posible. En la variedad, las hay con interiores desmontables y ventilas suficientes para que se puedan utilizar en toda estación, no solamente en los meses fríos. Algunas no permiten el paso del agua ante la lluvia, pero también hay equipamiento específico para esa situación. El equipo de lluvia es imprescindible para llevar en un viaje.

Los valores de la indumentaria técnica fluctúan de acuerdo a la calidad de la misma, pero tienen algo en común, se amortizan en el tiempo.

En cuanto al tipo de casco a utilizar, el más práctico –aunque más pesado- es el rebatible, ya que se “transforma” en abierto. En ruta, integral y cuando paramos a cargar combustible o directamente ingresamos a un poblado levantamos la mentonera.

Para llegar descansados y sin dolor de cintura es muy útil la faja para viajeros, similar a la que se utiliza en motocross y enduro.

Maletas, alforjas… para llevar el equipaje

La moto tiene sus contras a la hora de llevar equipaje, más para el que está acostumbrado a los autos o peor aún las camionetas donde siempre hay un hueco para un último bolso.

Se agrava la cosa si viajan dos en la moto…

Si nos falta espacio, todo tiene solución, y es algo que hacen muchos viajeros que van a un punto específico, enviar como encomienda por ómnibus una valija al lugar de destino, por ejemplo: San Martín de los Andes.

Maletas y alforjas adaptables a cualquier tipo de moto, las hay de reconocidas marcas italianas y nacionales. Los anclajes para las maletas si no corresponden a nuestra moto porque no hay, en el mercado hay quienes las fabrican a medida.

También se venden como accesorios en el caso de Yamaha, Honda y BMW.

Para la Yamaha Súper Ténéré están las maletas laterales y el top case “o baulito”. En el caso de Honda para las Africa Twin 1000 y 1100, maletas laterales, top case, caballete y toma para GPS, celular, etcétera. BMW desde siempre, desde muchas décadas atrás, ofrece distintos tipo de accesorios para los viajeros, además de indumentaria técnica.

Las maletas laterales provistas por Yamaha, Honda y/o BMW exteriormente son de las mismas dimensiones, pero no tienen la misma capacidad interior. Esto último se debe a que sigue la forma del silenciador, entonces se reduce el espacio interior.

Otro elemento importante es el bolso de tanque, equilibra de alguna manera el peso del top case y mejora la conducción.

El primer paso antes de llenar las maletas, alforjas y bolsos, es leer en el manual de usuario de nuestra moto el peso máximo admitido.

Viajar en moto: Consejos para disfrutar de los caminos con seguridad

El segundo paso es ver la carga máxima de cada maleta, comenzando por el top case o “baulito”, se van a asombrar, es muy poco lo admitido. Más allá que está detrás del eje de la rueda trasera y el brazo de palanca resulta importante, se desestabiliza la moto –peso en altura y detrás del eje- y puede romper el falso chasis… Entre el mínimo y el máximo –según la moto- está entre 8 y 15 kilogramos.

Por supuesto que las maletas laterales admiten mucho más peso, pero en el caso de las Yamaha, BMW, etcétera, que la maleta del lado del escape tiene menos capacidad, hay que compensar la carga con la del lado contrario; es todo cuestión de equilibrio. Los fabricantes de las maletas laterales aconsejan no superar los 120 km/h.

En el bolso de tanque más que peso es volumen: papeles, filmadora o máquina fotográfica y algún abrigo, que puede ser el de la campera de moto.

La moto y el destino

Uno tiene la moto que tiene, no son épocas fáciles para cambiar de marca o modelo. Si consideramos las 0km, arrancamos de 12.000 dólares para arriba. Lo “potable” para viajes largos ronda los 22.000 (Kawasaki KLR 650), pasando por los casi 38.000 de la Yamaha Super Ténéré 1200, los 40.000 y monedas de la Africa Twin 1100 y siguen las BMW bóxer… Así que, “violín en bolsa” y a disfrutar de lo que se tiene.

¿Cuál es el tipo de moto que se adapta mejor a la geografía de nuestro país? Evidentemente las trails en todas sus cilindradas y tamaños, ya que nos permiten transitar por caminos no pavimentados.

Las motos, a diferencia de los autos, no a todas se les puede modificar la altura del asiento al piso –salvo la Honda Tornado– que cuenta con un segundo ojal en el monoamortiguador trasero, y la posibilidad de actuar sobre la horquilla para que disminuya su altura unos 4 cm.

Este es un tema a tener en cuenta, en promedio la altura del asiento al piso en las trails está en 84 cm para arriba. Y si el asiento es ancho se pone más complicado el tema de llegar con los pies al piso.

Las sport y súper sport nos limitan al asfalto, pero no todo es ripio y arena.

En cuestión de tipos de motos, es como con la ropa, hay “talles para casi todos”.

Cuando mencionamos el destino, hay que tener en cuenta que las motos en ruta consumen entre un 5% y un 25% más que en ciudad. El viento, las pendientes, son factores que hacen que el consumo suba.

La autonomía va de los 150 km a 250 km, de acuerdo a la capacidad del depósito de combustible, factores externos, etcétera, por eso hay que saber dónde hay estaciones de servicio, y los más aventureros llevar un bidón –específico para hidrocarburos- de un galón americano por las dudas.

La previa a la ruta…

Hay que chequear el nivel de aceite, si hace falta agregar, cosa rara pero ocurre, tensión de la cadena de transmisión, filtro de aire, estado y carga de la batería… Es decir un service completo en el concesionario oficial de la marca.

Además hay que advertir que vamos a salir a ruta, por lo que la presión de los neumáticos tiene que ser la adecuada para la carga a transportar, lo mismo que el tarado de las suspensiones.

El consumo de los neumáticos en ruta y más en verano es muy grande. Un neumático trasero a los 14.000 kilómetros ya hay que cambiarlo, el delantero a los 18/19.000 km.

Una revisión antes de partir es lo adecuado.

Algunos colocan un sellante preventivo en los neumáticos ya sean con o sin cámara.

El manejo en ruta

Vayamos a lo que tienen en común un auto/camioneta y una moto para conducir en la ruta: 1) Sentido común para adecuarse a las circunstancias: lluvia, niebla, humo, viento, tránsito denso, etcétera; 2) Documentación: licencia habilitante para la categoría de vehículo o motovehículo, seguro de RC, VTV (Verificación Técnica Vehicular), Cédula verde, azul autos/camionetas, rosa motos, según corresponda y pago de patente; 3)Respeto irrestricto a las normas de tránsito. En todo lo demás, es totalmente distinto.

La lluvia, el viento, la niebla, el calor, el frío, el tránsito influyen y mucho en el manejo. No es el “Cuento de Hadas” que se puede ver en videos publicitarios de las marcas o expresados por “youtubers”.

Una reconocida marca japonesa publicitaba sus motos hace muchos años con un “Ser dueño del Sol y del Viento”… nosotros agregábamos, también de la lluvia, del frío, del calor…

Un detalle muy importante para decidir a qué hora emprendemos el viaje, con el auto no es determinante, pero en la moto lo es de alguna manera. Si salimos muy temprano a la mañana hacia el este/sureste, vamos a tener el sol de frente por un par de horas al menos. Si el visor del casco tiene aunque sea una mínima rayadura, conduciremos casi ciegos y es muy peligroso. Lo mismo a la tarde si regresamos, al oeste/noroeste, después de las 18/18.30 el sol complica la visión.

A la mañana temprano y al atardecer la temperatura es más baja, y a la noche se siente el frío en moto, hay que prever este tema.

El viento puede llegar a ser muy complicado según la moto, si es alta y encima tiene peso en altura, dificulta el manejo. Si es lateral y viene de nuestra derecha hay que tener en cuenta que al terminar de pasar a un camión u ómnibus, el vacío que se forma entre nosotros y el vehículo hace que la moto se acelere. Al llegar al punto de sobrepaso hay que estar preparados para cerrarnos sobre la derecha ni bien nos golpea el viento, siempre acelerando. De manera que el viento no nos empuje a la banquina contraria. Es decir se acelera buscando volver a nuestro carril.

En caso de que el viento provenga de la izquierda, cuando se acerca un vehículo grande de frente se produce un vacío, la moto se acelera y hay que estar atentos al momento que recibamos la fuerza de la ráfaga y que no nos empuje a nuestra banquina. Esto ocurre con viento fuerte, en algunos casos arrachado, como sucede en nuestras inmensas planicies.

El viento es para tener muy en cuenta si hacemos un viaje a la Patagonia.

La niebla es una contra importante para los motociclistas, además de que se dificulta la visibilidad, se empaña el visor del casco y en caso de usar lentes, también estos. Es preferible detenerse en una estación de servicio el tiempo que sea necesario antes que continuar conduciendo.

En verano suele haber tormentas con lluvia copiosa, también se produce la caída de granizo, hay que extremar las precauciones en el manejo, y nunca encender las balizas salvo que nos vayamos a detener, o estar detenidos en la banquina. También se suele empañar el visor del casco, abriendo las ventilas ese efecto se minimiza.

Con una moto no se puede “pegar un volantazo”, cambiar de trayectoria no es fácil, no tenemos cuatro ruedas y la posibilidad de un trompo, por lo que hay que prever con mucha anticipación y cuidado cada maniobra.

Tanto en piso húmedo, como sucio por arenilla o limpio, hay que tener en cuenta que las distancias de frenado de una moto son mayores a la de los automóviles. Hoy los sistemas ABS ayudan a que no se bloqueen las ruedas, aún frenando en piso sucio.

Conducir una moto no admite distracciones, recordemos que el equilibrio es dinámico.

Conducción off-road

La idea de viajar por ripio, caminos arenosos, está presente más en los que cuentan con motos trail, pero no es aconsejable si nunca se transitó por ese tipo de suelos hacerlo por primera vez en un viaje de vacaciones.

Hay cursos de manejo off-road turístico, además de los clásicos de motocross y enduro, dictados por especialistas en el tema y ex multicampeones de motocross y enduro como Claudio Pesce y Diego Graziosi. Conocer los “secretos” de la conducción en ripio, arena y tierra suelta, les evitará caídas innecesarias, peligrosas y costosas.

¿Qué llevar para el mantenimiento y una reparación de emergencia?

En las motos modernas podemos intervenir poco, casi nada, así que eso nos salva de cargar cosas inútiles.

Para las motos con transmisión a cadena, el aerosol para lubricarlas. En caso de lluvia, cuando llegamos a destino le pasamos un trapo seco, antes de lubricarla.

Tampoco se registra generalmente consumo de lubricante, pero no está demás llevar un litro para agregar, por las dudas. Por supuesto de la misma marca que tiene colocado, aunque todos los aceites son compatibles por convenios internacionales.

Un rollo de cinta aisladora no está demás, y una lámpara del faro principal y del trasero. Aunque en estas épocas es muy difícil que se queme y todo va apuntado al LED.

El kit para reparar un pinchazo para cubiertas sin cámara; en el caso de que cuente con cámara, el aerosol con sellante.

Si los neumáticos son nuevos resulta difícil tener problemas de pinchaduras, más si tienen la presión de inflado correcta.

Accesorios que nunca están de más

Protecciones de cárter, defensas de motor, parabrisas más alto, puerto USB, y uno muy importante, el caballete.

Pocas motos salen de fábrica con caballete, lo tienen como opcional, pero a la hora de tener que lubricar la cadena –en las que cuentan con esa transmisión- o de tener que sacar una rueda, se hace imprescindible.

También puños calentables, toma para GPS y soporte…

El autor es director de la revista Informoto. informoto@informoto.com