• Home
  • Marca de ropa
  • Coincidencia de ropa
  • Zapatos y bolsos de cuero
  • Spanish
HogarMarca de ropa → ¿Eres un buen conductor? Estas tecnologías pueden ayudarte
¿Eres un buen conductor? Estas tecnologías pueden ayudarte

¿Eres un buen conductor? Estas tecnologías pueden ayudarte

La familiaridad con el vehículo y la confianza en nosotros mismos suelen ser factores que influyen negativamente en nuestros hábitos de conducción. Coger el volante con una sola mano, hacer giros sin señalizar debidamente con el intermitente, cruzar las rotondas por la vía recta, no garantizar la distancia mínima de seguridad o excederse en la velocidad máxima de cualquier vía, son solo algunas de las conductas que, consciente o inconscientemente, hacemos con asiduidad cuando conducimos, pero con las que no podríamos aprobar el examen práctico de conducir si lo hiciéramos en estos momentos.

Unos malos hábitos que además de poner en riesgo nuestra propia seguridad, también pueden perjudicar a otros conductores y al resto de usuarios de la vía pública. De hecho, aquellas personas que deben volver a pasar por la autoescuela, tras haber perdido todos los puntos del carné por reincidentes infracciones, son quienes mayores dificultades presentan a la hora de aprobar el segundo de los exámenes de la Dirección General de Tráfico (DGT). Y la explicación no es otra que los erróneos tics que se adoptan después de tantos años de conducción.

Algunas de las malas prácticas más habituales que hacemos al volante: -

No respetar la distancia mínima de seguridad durante la circulación y en los adelantamientos

-

Sobrepasar la velocidad máxima en las diferentes vías de circulación

-

Tomar las rotondas sin respetar la debida circulación de los carriles

-

No indicar los giros con el intermitente

-

No ceder el paso de los peatones en los pasos de cebra

-

Sobrepasar un semáforo en transición a rojo

-

Circular por la izquierda de forma continuada en una carretera con dos o más carriles en un solo sentido

-

Tocar el claxon de manera injustificada

-

Sacar el brazo por la ventana como conducta que puede limitar el movimiento del conductor

-

Parar el vehículo en zonas no permitidas

Pero no solo estos vicios “confesables” ponen en evidencia nuestra correcta conducción, sino que la fatiga y la distracción también influyen en el aumento de la inseguridad y en los consecuentes accidentes de tráfico. Afortunadamente la tecnología avanza, junto al interés de las marcas por dotar a sus vehículos de las mejores prestaciones, para proporcionar mayor seguridad a los automóviles y mejorarla ante cualquier situación adversa. Por eso, hasta donde no llega la responsabilidad humana, hoy alcanza la tecnología.

¿Eres un buen conductor? Estas tecnologías pueden ayudarte

En 2010, Nissan presentaba al mundo el “Forward Collision Avoidance Assist Concept”, un sistema de prevención de colisiones cuyo objetivo era el de prevenir eventuales accidentes por alcance. Con este sistema, que posteriormente se fue universalizando, los conductores empezaron a prescindir de aquellos accidentes donde el vehículo impactaba con el que tenía por delante en cualquier ruta de viaje, por no haber respetado las distancias mínimas con los demás coches. Se redujo así el riesgo de frenada inesperada y sus consecuencias físicas sobre el conductor y los pasajeros.

Este tipo de tecnologías son grandes aliados para combatir los factores de riesgo como la fatiga, la distracción y la conducción irresponsable

De este modo, entraron en escena los radares, unos sensores que calculan la distancia entre los vehículos y regulan la velocidad del coche. Una señal acústica se encarga de advertir al conductor de la necesidad de reducir el ritmo y a continuación levanta el pedal del acelerador y frena suavemente para ayudar a reducir la velocidad. ¿Cuántos accidentes de este tipo se habrán ahorrado millones de conductores en todo el mundo desde la implementación de estos sistemas de seguridad? Sin duda, grandes aliados para combatir los factores de riesgo como la fatiga, la distracción y la conducción irresponsable.

Mientras las campañas de seguridad vial tratan de concienciar a los conductores para reducir las probabilidades de error humano, la tecnología sigue desarrollándose para prevenir las consecuencias. La industria automovilística avanza a pasos agigantados en cuanto a desarrollo tecnológico, por eso es imprevisible saber qué nos deparará el futuro en cuanto a mejoras en la correcta circulación.

Pero por ahora sabemos que algunas marcas –entre ellas la japonesa Nissan- ya integran en sus productos tecnología propia de la NASA para lograr poco a poco un coche autónomo que aprenda de las acciones humanas y se acuerde de cómo un conductor sortea un obstáculo. La intención es que, en un futuro, todos los vehículos dotados del mismo sistema de Inteligencia Artificial puedan compartir la información y, ante situaciones similares en otros usuarios, se pueda utilizar la experiencia aportada por uno de los pilotos. Y por si esto fuera poco, ¿qué os parecería si el coche interactuara directamente con nuestro cerebro?

Aunque suene a ciencia ficción, se trata de un sistema que en estos momentos ya está trabajando el fabricante nipón y que consiste en la detección y el análisis en tiempo real de la actividad cerebral relacionada con la conducción. Para ello, se requerirá un casco con sensores que llevará el piloto, mediante el cual el coche anticipará el movimiento previsto debido a las ondas cerebrales que crea el conductor, lo que mejorará los tiempos de reacción.

Y cuando las ciudades estén conectadas con nuestros vehículos, no existirán saltos en rojo del semáforo, ni excesos de velocidad fruto de la confianza del piloto, ya que las personas pasaremos a desarrollar un papel pasivo en la movilidad y el verdadero conductor será la propia máquina.

Lee también

Por qué todo el mundo quiere una ‘camper’ este verano

C.G.

¿Cómo lograr que la conducción sea más placentera y segura?

Enric Ros